Las personas y las deudas

Al comenzar estos fascículos donde enseñaremos a las personas los conceptos básicos que se deben tener en cuenta a la hora de manejar el dinero queremos hacer el énfasis que trataremos los temas cotidianos que viven nuestros lectores para guiarlos en el propósito de poder alcanzar sus sueños personales y que resuelvan los inconvenientes financieros que tengan al día de hoy.

Escribimos sobre las finanzas personales porque el dinero genera mucha incertidumbre, cuando se tiene y cuando no se tiene, coincidencialmente este recurso lo necesitamos para vivir y cumplir nuestros proyectos; por eso en este blog daremos respuestas sobre los diversos temas que son del diario vivir de muchos ustedes haciendo una salvedad final: Es muy importante tener el conocimiento sobre cómo producir, administrar y sacar el mayor provecho del dinero y aún más importante es ejecutar en obras todo lo que trataremos aquí.

Qué es una deuda

Una persona tiene deuda cuando adquiere algo hoy con el compromiso de pagarlo en una fecha futura, reconociendo un dinero adicional que llamaremos intereses. Los intereses son el reconocimiento en dinero que se da por disfrutar algo hoy que aún no he pagado.

¿Por qué existe una deuda?

Todas las cosas que existen hoy es porque en algún momento de toda la historia de la humanidad alguien pensó y realizó acciones para satisfacer una necesidad o crear una necesidad. La necesidad que se resolvió con la deuda es la de satisfacer a las personas, que quieren o necesitan tener algo hoy pero que realmente no tienen la manera de pagarlo en ese momento, bien sea comprar un bien, utilizar un servicio, o montar una actividad productiva.

¿Para qué se endeudan las personas?

Las personas se endeudan porque requieren dinero para satisfacer necesidades de consumo y para ejecutar actividades productivas.

Las necesidades de consumo son las que en primera instancia llamaremos “Vitales” que son las que requerimos para vivir como el pago de vivienda bien sea arrendada o propia, pago de transporte para la movilización, el esparcimiento, el alimento, la salud entre otras y en segunda instancia que llamaremos “Aspiracionales” provienen cuando queremos comprar un bien o utilizar un servicio. Por ejemplo: cuando compramos un televisor, compramos vestuario, cuando queremos hacer una fiesta, cuando planeamos y hacemos un paseo, cuando compramos un vehículo o compramos una vivienda para habitar, cuando queremos educarnos a nosotros mismos o a nuestros familiares. Las llamamos de consumo porque son para uso y disfrute de las personas mismas y sus familias

Las actividades productivas hacen referencia a ejecutar un proyecto en el cual se ofrece un producto o servicio a otras personas con el ánimo de obtener una ganancia para satisfacer entre otras cosas las necesidades de consumo vitales, las necesidades de consumo aspiracionales y adicionalmente para invertir nuevamente el dinero con el ánimo de generar mayores ganancias. Estas actividades productivas pueden ser: vender artículos por catálogo, pertenecer a una red de mercadeo, tener un taxi o vehículo de transporte, una tienda, almacén, ser comerciante formal o informal, desarrollar la profesión técnica, tecnológica y profesional, tener un negocio, tener una empresa, entre otras.

¿Cómo funcionan las deudas?

Para hablar de cómo funciona una deuda tuvimos que explicar el por qué se configura una deuda y para qué las personas tienen deudas. Hay una deuda cuando tengo algo hoy que no puedo pagar hoy sino que pago después recociendo intereses por tener ese bien o servicio ya.

Existen tres tipos de deudas. Las deudas de consumo, las deudas inteligentes y las deudas apalancadas.

Las deudas de consumo funcionan así: A partir de la necesidad de obtener algo hoy que no puedo pagar hoy y partiendo que la persona en un lapso de tiempo recibe un salario que paga un empleador o percibe una ganancia por el desarrollo de una actividad productiva y esta es periódica en los dos casos. Esta persona está dispuesta a destinar parte de eso que recibe para obtener ese bien o servicio y con el compromiso de pagarlo periódicamente en un plazo determinado entre el comprador y el vendedor del bien.

Las deudas inteligentes parten de una deuda de consumo. Su diferencia consiste en que realizo los pagos de una manera que sean negocio para mí. Es negocio para mí, cuando los intereses que inicialmente había pactado bajan considerablemente haciendo que pague menos por este concepto. Con esto garantizamos que la entidad o persona que nos presta gane algo por los intereses pero a la vez que yo también gane porque dejo de pagar dinero en intereses. Esto se realiza haciendo pagos extraordinarios al capital solicitando que se reduzca el plazo de pago.

Las deudas apalancadas consisten en solicitar un crédito que sabemos que se pagará gracias a una actividad productiva. Generalmente nos valemos de otras personas o del mismo dinero para pagar la deuda con el valor agregado que además que la deuda se pague sola, me genera un rendimiento.

Actualmente yo adquiero una deuda: con una persona natural familiar o no en la modalidad de préstamos sin garantía y con garantía, gota a gota; con un establecimiento comercial cuando adquiero algo que venden en esos almacenes con el compromiso del pago cíclico de una cuota, con una natillera, con la empresa donde se trabaja, fondo de empleados, cooperativa o establecimientos de crédito.

TE ENTRENAMOS PARA EL ÉXITO!